martes, 26 de octubre de 2010

Tips para Dulces Mexicanos


Entre las tradiciones culinarias más arraigadas en México está, sin duda, la dulcería, producto de la mezcla de la cultura española e indígena, y con una gran variedad de presentaciones que se pasean a lo largo y ancho del país en busca de los paladares de los viajeros más exigentes.

Una dulce tradición

Con una gran influencia de la cocina española durante la colonización de América, la dulcería mexicana es tan popular en el país que regalar dulces típicos de cada región a los visitantes se ha vuelto una costumbre, así los viajeros se llevarán un dulce de recuerdo de sus anfitriones y de la cocina tradicional propia del lugar en el que se encuentren.
De hecho, se dice que en México no hay mercado que no venda dulces típicos mexicanos, por lo que no es raro que propios y extraños se topen con las tradicionales palanquetas oaxaqueñas o con las glorias, provenientes del estado de Nuevo León, en un mercado de la Ciudad de México y qué decir de las cocadas que se pueden encontrar casi en cualquier esquina de la capital y que deleitan con su sabor a visitantes provenientes de todas partes del mundo.

Gusta un dulcecito o un postrecito?

En México abundan los sabores dulces por lo que es importante saber distinguir entre los postres y los dulces típicos regionales. La diferencia es que los primeros en pocos casos pueden trasportarse y deben ser consumidos cierto tiempo después de su elaboración, mientras que los segundos se empaquetan para transportarse dentro y fuera del lugar donde son producidos, además de que tienen una vigencia de consumo que va desde una semana hasta dos años.
Entre los postres mexicanos que sí se pueden transportar se encuentran los chongos zamoranos, originarios de Zamora, Michoacán, y consistentes en glomérulos suaves de leche en almíbar con un exquisito sabor que ha encantado a varios turistas. Su presentación es enlatada y son exportados a países como Estados Unidos y otros de Centro y Sudamérica.
La jericalla es otro postre típico mexicano que puede consumirse al cabo de unos días y se elabora a base de leche, huevos, vainilla, canela y azúcar, ingredientes que le dan un agradable sabor y una consistencia tan exquisita que es difícil de igualar por cualquier otro platillo mexicano.










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada